top
logo

COL.LABORA amb AFMMTE

Donativo

La Caixa : ES15-2100-0140-98-0101787095

BBVA :     ES23-0182-4353-71-0200122440

Facebook ASSOCIACIÓ AFMMTE

Anunci

FES-TE SOCI

Si vols rebre informació

per associar-te,

envia un e-mail a:

afmmte@gmail.com

o truca al 977-74-45-10

Activa't x la Salut Mental

Anunci

TWITTER AFMMTE


Compartir

Radio

Visitante

Enquesta

Està content amb l'Associació?
 

Contador de Visitas

contador de visitas

Frase del DÍA

Traductor


Notícies de la Malaltia Mental
Prevenir, cuidar, empoderar Imprimir Correu
Escrit per Afmmebre   
Dilluns, 22 d'Agost de 2016 10:53

Pocos problemas han sido históricamente tan comunes, y a la vez tan ignorados y estigmatizados, como los relacionados con la salud mental, durante muchos años alimentados por el desconocimiento y el silencio que se imponía en la familia y en la sociedad, ¡y todavía hoy!


En buena parte por eso durante mucho tiempo la salud mental ha sido la Cenicienta de los sistemas de atención sanitaria y social; es más, ha sido arrinconada como una parte pequeña y marginal de estos, a pesar de que son muchos los actores con tradición en el trabajo para la mejora de la salud mental en la ciudad. Hace más de 30 años que las entidades de la sociedad civil dan respuesta a las personas afectadas y a sus familias, y trabajan en el ámbito de la prevención y la promoción de la salud mental, y lo han hecho con recursos limitados y apoyos insuficientes.

Hasta ahora la salud mental no se ha concebido como un instrumento clave del bienestar y de la felicidad del conjunto de ciudadanos y ciudadanas. Pero en realidad se trata de una necesidad no solo muy común, sino también desgraciadamente creciente en nuestras sociedades, al ritmo al que lo hacen las desigualdades. Las enfermedades mentales pueden afectar a cualquier persona, pero hay determinados grupos sociales que son más vulnerables: las mujeres, las personas en situación de paro o precariedad laboral, las personas sin hogar, las víctimas de violencia machista, las personas inmigradas, refugiadas, las personas grandes solas, etc. ¿Cómo no tiene que afectar a tu salud mental y estado de ánimo ver como pasan los meses, los años, y no encuentras trabajo? Qué angustia ver que se acerca el día del desahucio y no saber dónde dormirán mañana tus hijos. Qué estado de nervios no poder encender la luz por miedo a que te corten el suministro o tener que hacer malabarismos para llegar a fin de mes...

También hay una estrecha relación entre nuestra salud mental y el entorno urbano en el que vivimos. En una sociedad con un creciente individualismo nos encontramos cada vez con más personas aisladas y solas y que perciben la ciudad como un entorno hostil. Aquí también podemos hacer mucho para generar instrumentos y espacios que rompan estas dinámicas en la ciudad. También el aumento de la presión sobre los servicios de salud, sociales, educativos, ha condicionado fuertemente la capacidad de acompañar, apoyar y contener el malestar emocional y las dificultades que están sufriendo muchos vecinos y vecinas de la ciudad.

Por esa razón el pasado 20 de julio se presentaba el primero Plan de salud mental de Barcelona con el objetivo de promover la salud mental y prevenir y atender las enfermedades mentales con la finalidad de mejorar el bienestar psicológico y la calidad de vida de toda la población. Han sido ocho meses intensos de preparación para muchísima gente con ilusión y altas expectativas, como tiene que ser. Ha sido un trabajo en equipo, coproduïdo entre el Ayuntamiento donde se han implicado las diferentes áreas, administraciones y entidades sociales. Donde las protagonistas han sido personas enfermas, sus familias, el tejido social y otras instituciones. Son muchos años de ausencia de una política integral de salud mental en el ámbito de la ciudad.

Pero ha merecido la pena para incorporar este nuevo enfoque, más amplio, integral y basado, como toda la política de este gobierno municipal, en la garantía de derechos. Un enfoque que podemos resumir con “prevenir, cuidar y empoderar”.

Prevenir, actuando sobre las condiciones de la vida cotidiana de las personas, con una perspectiva de ciclo de vida y una atención especial a los grupos con más vulnerabilidad y sobre los determinantes sociales de la salud y los entornos de las personas. Hace falta una atención y detección precoz en el proceso de desarrollo de los niños y dotar de recursos de apoyo a la población infantil, adolescente y adulta joven, para evitar la cronificación o la que se agudice la problemática.

Cuidar para garantizar servicios accesibles, seguros y eficaces para satisfacer las necesidades físicas, psicológicas y sociales de las personas con problemas de salud mental y de sus familias. Esto implica ampliar los servicios de atención mental, sobre todo donde son más necesarios, es decir, en los barrios con más dificultades socioeconómicas y también ampliar la intensidad de su atención. Hay que mejorar el bienestar psicológico de la población y reducir la prevalencia de problemas de salud mental y promover el acceso y el mantenimiento de la ocupación así como los servicios de vivienda para facilitar la inclusión social de las personas con enfermedad mental. Pero cuidarnos también los unos a los otros, una ciudad amable, que promueva el cuidado y los vínculos comunitarios ante la creciente soledad y aislamiento.

Y empoderar, garantizando el respeto a los derechos de las personas con problemas de salud mental, ofreciendo acceso a las oportunidades para conseguir una buena calidad de vida y luchando contra el estigma y la discriminación a que están sometidas. Tenemos que pasar de la lógica de diagnosticar y etiquetar a las personas con enfermedad mental aislando el problema y la persona a abordar la salud mental desde una perspectiva integral y comunitaria.

 

 

Es la primera vez que se hace un plan de salud mental en Barcelona. Involucra a toda la ciudad: hay que hacer de Barcelona una ciudad más saludable, creando condiciones facilitadoras de la salud mental, situando el foco especialmente en aquellas personas que viven las situaciones de más vulnerabilidad social y facilitando también que las personas con trastornos mentales puedan desarrollar un proyecto de vida lo más autónomo posible y con garantías de respeto a sus derechos de ciudadanía y a que sus familias encuentren también el apoyo necesario. Un 12% de los barceloneses y barcelonesas sufre o sufrirá algún trastorno mental a lo largo de su vida: la salud mental es cosa de todos y todas.

Por supuesto, esta es una estrategia compartida que representa un compromiso mutuo entre el Ayuntamiento, las instituciones y las entidades de la ciudad para desarrollar acciones de prevención y mejora de la atención en salud mental y porque las personas afectadas puedan participar con igualdad de oportunidades y sin discriminación en una ciudad de derechos. Ellas son las protagonistas, no solo en la definición del plan , sino también en la implementación y en el seguimiento, y los coprotagonistas somos el resto: las instituciones, las entidades, las familias, que también han sido determinantes mucho tiempo, demasiado solas, abordando esta problemática, que se ha vivido mucho en silencio.

Asimismo, tenemos que avanzar para que se comprometan tantos actores como sea posible porque la salud mental es un asunto de todo el mundo. Si queremos que Barcelona sea una ciudad promotora de derechos y de bienestar tenemos la obligación de seguir adelante con este compromiso y el cambio de planteamiento que representa. En definitiva, donde había dejadez, prioridad; donde había estigma, dignidad; donde había silencio, empoderamiento.

Fuente: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/08/19/catalunya/1471618778_345402.html / LAIA ORTIZ / GEMMA TARAFA

 
Esquizofrenia y vida estudiantil: estrategias para el éxito Imprimir Correu
Escrit per Afmmebre   
Divendres, 19 d'Agost de 2016 17:39

Esquizofrenia y vida estudiantil: estrategias para el éxito

En la mayoría de las personas que más tarde son diagnosticadas con esquizofrenia, los primeros síntomas se producen en la adolescencia, justo cuando muchos pacientes están a punto de comenzar sus estudios universitarios. La adolescencia y los primeros años de la vida adulta son un periodo crítico en el desarrollo cognitivo, donde se reestructura “el cableado” cerebral. En las personas con predisposición genética a la esquizofrenia, la configuración queda a merced de que un estímulo externo lo desencadene. Y la vida universitaria no es precisamente pobre en de este tipo de estímulos. Abandonar el hogar paterno por primera vez, aprender a vivir de forma independiente, relacionarse con personas nuevas, las noches en vela por los exámenes y el acceso a las drogas y el alcohol representan un auténtico desafío para la salud mental de muchas personas. Un diagnóstico de esquizofrenia no quiere decir que debas abandonar tus estudios ni replantearte la dirección que tomaste. Afrontada con inteligencia y sensatez, tu enfermedad no te pondrá sino pequeños obstáculos, perfectamente salvables. En este artículo te damos algunas claves para enfrentarse con éxito a los estudios después de un diagnóstico de esquizofrenia.

Estudia poco a poco

Debes evitar en la medida de lo posible las situaciones de estrés académico anticipándote a ellas. Con tu medicación, mantener la concentración durante muchas horas puede ser realmente difícil y las noches en vela “clavando los codos” son realmente malas para tu problema (ver más abajo). Por todo esto, es mucho mejor que dividas los grandes proyectos (como un gran examen) en partes más manejables, e ir cumpliéndolas en sesiones cortas. Prepárate un calendario de estudio y entrega tu atención únicamente a una tarea mientras estés en tu mesa de trabajo.

Regula tus patrones de sueño

De entre todas las cosas que están únicamente en tu mano, dormir adecuadamente todos los días y siempre a las mismas horas es una de las más importantes. Evita la cafeína y los dispositivos electrónicos a partir de media tarde e intenta hacer todo el deporte que puedas para lograr las horas de descanso que tu cerebro necesita.

Controla tu dieta

Puede sonar muy poco emocionante, pero la estabilidad mental es en muchas ocasiones, consecuencia de repetir una y otra vez las mismas rutinas. Igual que es crucial que descanses bien y siempre a la misma hora, intenta comer de forma sana y ordenada. Muchos psicofármacos provocan aumentos de peso, por lo que además, si controlas tu IMC, tu autoestima mejorará y te sentirás mejor.

No tomes alcohol ni drogas

Estarás harto de que te lo digan tus padres y amigos, pero realmente no debes hacerlo. Se sabe que los pacientes con esquizofrenia que habitualmente beben alcohol o consumen marihuana o cocaína tienen episodios psicóticos más habituales e intensos, y que sus hospitalizaciones son más largas y frecuentes. Puedes sentirte desplazado porque tus amigos estén siempre de fiesta: si es el caso, encuentra maneras de socializar con otros estudiantes en situaciones que no giren alrededor de estas sustancias. El deporte, de nuevo, puede ser una gran salida. Si te interesa más desarrollar tu lado creativo, seguro que en los grupos de teatro, talleres literarios o clases de pintura que se organicen en tu universidad eres más que bienvenido.

Aprende a distraerte y relajarte

Debes aprender cuanto antes a practicar cierta disciplina mental y alejar tus pensamientos cuando se descontrolen. No solo para completar tus estudios universitarios, sino para vivir el resto de tu vida como quieras vivirla, sin que tu enfermedad te condicione o paralice. Los largos paseos, la meditación o el yoga ayudan a muchas personas, otros prefieren las manualidades o los videojuegos. Pero, al final, las mejores armas siempre son las que uno aprende a forjarse para sí mismo. Sé sensato y, sobre todo, sé valiente.

 

 

 

Fuente:https://www.personasque.es/esquizofrenia/salud/bienestar/claves-vida-estudiantil-3955?utm_source=SM_FACE&utm_medium=POST&utm_term=ES_ES_SCHZ_MAGA_WELL&utm_content=B2C_IL11&utm_campaign=3955_190820161000

Darrera actualització el Dimarts, 23 d'Agost de 2016 18:47
 
Los trastornos mentales que afectan a más personas Imprimir Correu
Escrit per Afmmebre   
Dijous, 04 d'Agost de 2016 11:25

Los trastornos mentales son diagnosticados de manera habitual en nuestros días, y todo el mundo conoce en menor o mayor medida lo que significa depresión, trastorno de ansiedad, bulimia, etcétera.

Las psicopatologías afectan a gran cantidad de personas. Por eso, los expertos aseguran que una de cada tres personas sufren o sufrirán algún tipo de trastorno mental durante su vida.

Los trastornos mentales que afectan a más personas

Pero, ¿cuáles son los los trastornos más comunes? ¿Cuáles son aquellos trastornos que afectan a una mayor cantidad de personas?

A continuación os presento una breve explicación de los trastornos mentales más frecuentes.

 

 

1. Trastornos de Ansiedad

La ansiedad es una reacción normal de las personas ante situaciones de estrés e incertidumbre. Ahora bien, un trastorno de ansiedad se diagnostica cuando varios síntomas ansiosos provocan angustia o algún grado de deterioro funcional en la vida del individuo que lo sufre. A una persona con un trastorno de ansiedad le puede resultar difícil funcionar en distintas áreas de su vida: relaciones sociales y familiares, el trabajo, la escuela, etc. Existen distintos tipos de trastornos de ansiedad:

1.1. Ataque de pánico

Un ataque de pánico es la aparición intensa y repentina de temor o terror, a menudo asociada a sentimientos de muerte inminente. Los síntomas incluyen falta de aire, palpitaciones, dolor en el pecho y malestar.

1.2. Trastornos fóbicos

Muchas personas admiten que sienten miedo a las serpientes o las arañas, pero pueden tolerar ese miedo. Los individuos que padecen una fobia, por el contrario, no son capaces de tolerar ese miedo. Éstos experimentan un miedo irracional cuando se encuentran frente a al estímulo fóbico, ya sea un objeto, un animal o una situación, y esto suele acabar en un comportamiento de evitación.

Hay distintos estímulos fóbicos que desencadenan este miedo irracional: volar con un avión, conducir un vehículo, los ascensores, los payasos, los dentistas, la sangre, las tormentas, etc. Algunos de los más habituales son:

1.2.1. Fobia Social

La fobia social es un trastorno de ansiedad muy habitual, y no debe confundirse con la timidez. Es un fuerte miedo irracional hacia situaciones de interacción social, pues la persona que padece este trastorno siente ansiedad extrema al ser juzgado por otros, al ser el centro de atención, por la idea de ser criticado o humillado por otros individuos e, incluso, al hablar por teléfono con otras personas. Por tanto, es incapaz de realizar presentaciones en público, comer en restaurantes o delante de alguien, ir a eventos sociales, conocer gente nueva...

1.2.2. Agorafobia

La agorafobia, de manera habitual, suele definirse miedo irracional a los espacios abiertos, como las grandes avenidas, los parques o los entornos naturales. Pero esta definición no es del todo cierta. El estímulo fóbico no son los parques o las grandes avenidas, sino la situación de tener un ataque de ansiedad en estos lugares, donde puede ser difícil o vergonzoso escapar, o donde no es posible el recibir ayuda.

1.3. Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT)

El Trastorno por Estrés Postraumático se manifiesta cuando la persona ha sido expuesta a una situación traumática que le ha provocado al individuo una experiencia psicológica estresante, lo que puede ser incapacitante. Los síntomas incluyen: pesadillas, sentimientos de ira, irritabilidad o fatiga emocional, desapego hacia los demás, etc., cuando la persona revive el hecho traumático.

De manera frecuente, la persona intentará evitar las situaciones o actividades que le traen recuerdos del evento que provocó el trauma.

1.4. Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC)

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) es una condición en la cual el individuo experimenta pensamientos, ideas o imágenes intrusivas. Es un trastorno de la ansiedad, y por lo tanto se caracteriza por estar asociado a sensación de temor, angustia y estrés continuado de tal forma que supone un problema para el día a día y repercute negativamente sobre la calidad de vida de la persona.

Los pensamientos que causan malestar (obsesiones), provocan que la persona realice ciertos rituales o acciones (compulsiones) para reducir la ansiedad y sentirse mejor.

Las obsesiones incluyen: miedo a contaminarse, sentimientos de duda (por ejemplo, ¿habré apagado el gas?), pensamientos de hacer daño a alguien, pensamientos que van en contra de las creencias religiosas de la persona, entre otros. Las compulsiones incluyen: comprobaciones, contar, lavarse, organizar repetidamente las cosas, etcétera.

1.5. Trastorno de Ansiedad Generalizada

Preocuparse de vez en cuando es un comportamiento normal, pero cuando preocuparse y sentir ansiedad de manera continuada afecta e interfiere en la normalidad de la vida de un individuo es posible que esa persona sufra el Trastorno de Ansiedad Generalizada.

Por tanto, el trastorno se caracteriza por preocupación y ansiedad crónica. Es como si siempre hubiera algo de lo que preocuparse: problemas en los estudios, el trabajo, o la relación de pareja, tener un accidente al salir de casa, etcétera. Algunos de los síntomas son: náusea, fatiga, tensión muscular, problemas de concentración, problemas de sueño, y más.

2. Trastornos del Estado de Ánimo

Existen distintos tipos de trastornos del estado de ánimo o trastornos afectivos y, como su nombre indica, su principal característica subyacente sería una alteración del estado de ánimo del individuo. Los más habituales son los siguientes:

2.1. Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar puede afectar a cómo se siente una persona, piensa y actúa. Se caracteriza por cambios exagerados en el estado de ánimo, desde manía a la depresión mayor. Por tanto, va más allá de los simples cambios de humor, es decir, la inestabilidad emocional. Los ciclos del trastorno bipolar duran días, semanas o meses, y perjudican seriamente al trabajo y las relaciones sociales de la persona que lo sufre.

El trastorno bipolar raramente puede tratarse sin medicación, pues es necesario estabilizar el estado de ánimo del paciente. Durante los episodios de manía, la persona puede incluso dejar su trabajo, aumentar sus deudas, y sentirse lleno de energía a pesar de dormir solamente dos horas al día. Durante los episodios depresivos, la misma persona puede incluso no salir de la cama. Existen distintos tipos de trastorno bipolar, y, además, existe una versión leve de este trastorno, llamado ciclotimia.

2.2. Trastorno Depresivo

Muchas personas se sienten deprimidas en algún momento de sus vidas. Los sentimientos de desaliento, frustración e incluso la desesperación, son normales ante una decepción y pueden durar varios días antes de desaparecer de manera gradual. Ahora bien, para algunas personas, estos sentimientos pueden durar meses y años, provocando problemas serios en su día a día.

La depresión es una psicopatología seria y debilitante, y afecta a cómo un individuo se siente, piensa y actúa. Puede provocar síntomas tanto físicos como psicológicos. Por ejemplo: problemas de ingesta, problemas de sueño, malestar, fatiga, etc.

Para saber más sobre los tipos de depresión puedes visitar nuestro artículo:

"¿Existen varios tipos de depresión?"

3. Trastornos de la Conducta Alimentaria

Existen distintos tipos de trastornos de la alimentación. Los más comunes son los que siguen:

3.1. Anorexia Nerviosa

La anorexia se caracteriza por una obsesión por controlar la cantidad de comida que se consume. Uno de sus síntomas más característicos es la distorsión de la imagen corporal. Las personas que sufren anorexia restringen la ingesta de alimentos haciendo dieta, ayuno e incluso ejercicio físico excesivo. Casi no comen, y lo poco que ingieren les provoca un intenso sentimiento de malestar.

3.2. Bulimia Nerviosa

La bulimia es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por pautas de alimentación anómalas, con episodios de ingesta masiva de alimentos seguidos por maniobras que buscan eliminar esas calorías (inducirse al vómito, consumir laxantes, etc.). Tras estos episodios, lo habitual es que el sujeto se sienta triste, de mal humor y tenga sentimientos de autocompasión.

3.3. Trastorno por Atracón

El trastorno por atracón es un trastorno grave en el que el individuo que lo sufre consume con frecuencia grandes cantidades de comida y siente que ha perdido el control durante el atracón. Después de la sobreingesta, la angustia severa o preocupación por el peso suele aparecer.

4. Trastornos psicóticos

Los trastornos psicóticos son psicopatologías graves en los que las personas pierden el contacto con la realidad. Dos de los síntomas principales son delirios y alucinaciones. Los delirios son falsas creencias, tales como la idea de que alguien está siguiendo. Las alucinaciones son percepciones falsas, como escuchar, ver o sentir algo que no existe.

A diferencia de los delirios, que son creencias erróneas de la realidad sobre un hecho u objeto existente, es decir, una distorsión de un estímulo externo, las alucinaciones son totalmente inventadas por la mente y no son producto de la distorsión de ningún objeto presente, se percibe algo sin tener en cuenta los estímulos externos. Por ejemplo, escuchar voces que salen de un enchufe. Los trastornos psicóticos más comunes son:

4.1. Trastorno delirante

El trastorno delirante o paranoia es un trastorno psicótico caracterizado por una o varias ideas delirantes. Es decir, que estas personas están totalmente convencidas de cosas que no son ciertas. Por ejemplo, que alguien les persigue para lastimarles.

4.2. Esquizofrenia

La esquizofrenia es otro trastorno psicótico, pero, en este caso, la persona sufre alucinaciones y pensamientos perturbadores que le aísla de la actividad social. La esquizofrenia es una patología muy seria, y a pesar de no existir cura, sí que hay tratamientos efectivos para que los pacientes con esta alteración puedan disfrutar de su vida.

5. Trastornos de personalidad

Un trastorno de personalidad es un patrón rígido y permanente en el comportamiento de una persona que le genera malestar o dificultades en sus relaciones y en su entorno. Los trastornos de la personalidad tienen su inicio en la adolescencia o al principio de la vida adulta. Los más frecuentes son:

5.1. Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)

El trastorno límite de la personalidad o borderline se caracteriza porque las personas que lo sufren tienen una personalidad débil y cambiante, y dudan de todo. Los momentos de calma pueden convertirse, al instante y sin previo aviso, en momentos de ira, ansiedad o desesperación. Estos individuos viven sus emociones al máximo, y las relaciones amorosas son intensas, pues suelen idolatrar a la otra persona hasta el extremo.

Algunos de sus síntomas son: ira intensa e incapacidad de controlarla, esfuerzos frenéticos por evitar el abandono, real o imaginario, alternancia entre extremos de idealización y devaluación en las relaciones interpersonales, autoimagen marcadamente inestable, y sentimientos crónicos de vacío.

5.2. Trastorno antisocial (TASP)

El individuo que sufre este trastorno (mal conocido con etiquetas como psicopatía o sociopatía) se caracteriza por su tendencia a no relacionarse en sociedad, evitando cualquier interacción. Los diferentes síntomas y conductas que caracterizan el TASP incluyen: robos, agresividad, tendencia a la soledad, violencia, mentiras... Además, las personas afectadas por el TASP tienden a ser tímidas, depresivas y tienen ansiedad social. Este último punto se debe a su temor a ser rechazadas. A pesar de ello, la terapia psicológica es muy efectiva a la hora de manejar los inconvenientes del trastorno antisocial.

 

Fuente:https://psicologiaymente.net/clinica/trastornos-mentales-mas-comunes

 
El Parlament retira l'ús de pistoles elèctriques contra persones amb problemes de salut mental Imprimir Correu
Escrit per Afmmebre   
Dimecres, 03 d'Agost de 2016 11:05

La rectificació arriba després que diverses entitats relacionades amb la salut mental fessin públic un comunicat en el qual lamentaven que la Comissió d'Interior del Parlament legitimés l'ús de tasers amb persones amb problemes mentals.

"Mentre les persones amb trastorn mental s'esforcen dia a dia per eradicar els falsos mites, el principal topall per a la seva plena inclusió, i per dur una vida plenament sense discriminació, els màxims representants de la ciutadania del país han tirat per terra els seus esforços afegint-los entre els grups de població amb qui serà legal l'ús d'aquesta pistola", deia el text, subscrit per Salut Mental Catalunya (SMC), l'aliança entre la Federació Salut Mental Catalunya i AMMFEINA Salut Mental Catalunya, la Federació Veus (Federació Catalana d'Entitats de Salut Mental en 1a persona) i Obertament (la campanya de lluita contra l'estigma i la discriminació en salut mental).

En declaracions al social.cat, la directora de comunicació de la Federació Salut Mental Catalunya (SMC), Elisenda Ferrer, ha assegurat que les entitats volien "desvincular l'enllaç entre violència i salut mental, per evitar l'estigma".

El text inicial incloïa com a supòsit l'ús d'aquestes armes contra persones amb problemes de salut mental. La normativa, publicada al Butlletí Oficial del Parlament de Catalunya ahir, però, n'elimina la inclusió. La resolució, de fet, fa una al·lusió genèrica a persones en estat de màxima agitació.

En la pàgina 65 del document, es recull que només "poden emprar les pistoles elèctriques els caps de torn, que majoritàriament són comandaments intermedis" dels cossos policials i, tan sols, "en situacions d'alt risc, en què hi hagi una actitud hostil cap a terceres persones o cap als agents i en què hi hagi hagut una agressió o sigui previsible que n'hi hagi una".

El punt b de l'article 19 afegeix que només s'usaran en aquelles situacions en què hi hagi "una amenaça o agressió cap a terceres persones o cap als agents amb arma blanca o amb altres objectes contundents per persones alterades o violentes –sota els efectes de l'alcohol o de substàncies estupefaents o en estat d'agitació màxima–, amb una agressivitat extrema que posi en perill la integritat física de la víctima o de l'agent de policia".

Des de SMC asseguren que van conversar amb diferents diputats de la Comissió d'Interior i que no "van tenir grans conflictes amb cap partit polític, perquè tothom estava d'acord que no es podia vincular salut mental i l'agressivitat".

 

 

 

Font:http://www.social.cat/noticia/6097/el-parlament-retira-lus-de-pistoles-electriques-contra-persones-amb-problemes-de-salut-men

Darrera actualització el Dimecres, 03 d'Agost de 2016 11:19
 
Barcelona formará educadores de calle para detectar trastornos mentales en gente sin hogar Imprimir Correu
Escrit per Afmmebre   
Divendres, 22 de Juliol de 2016 10:34

El Ayuntamiento de Barcelona ha detectado que el 12% de los barceloneses está en riesgo de sufrir algún trastorno mental a lo largo de su vida. Esta cifra, en consonancia con el aumento de patologías mentales graves diagnosticadas en la ciudad en la última década, ha apremiado al consistorio a desplegar el primer plan municipal de salud mental. El proyecto, pensado a seis años vista, contará con un presupuesto de 51,2 millones de euros el primer año y desplegará un centenar de medidas, como formar a educadores de calle para detectar y acompañar a personas sin hogar con trastornos mentales.

El Ayuntamiento ha centrado el plan en los colectivos más vulnerables (niños, personas en riesgo de exclusión social y ancianos solos) y en los barrios más castigados por la desigualdad territorial. "Partimos de un diagnóstico claro: el impacto de los determinantes sociales de la salud afecta directamente a la salud mental de la gente", apuntó ayer la tercera teniente de alcalde, Laia Ortiz. En 2014, los centros de salud mental para adultos (CSMA) atendieron a 42.704 personas, esto es, el 29,5% de la población mayor de 18 años. En 2005, era el 22%.

El plan contempla un abordaje integral de la salud mental, con medidas sanitarias, de ocupación, vivienda y bienestar social. "Un 20% del centenar de acciones ya están en marcha", indicó la comisionada de Salud, Gemma Tarafa. Además de ampliar y reforzar los servicios en centros de salud mental según la necesidad de los distritos, el consistorio quiere que las entidades de salud mental participen en los circuitos de adjudicación de viviendas sociales y reforzar la inserción laboral de la gente joven. Junto a la decisión de impulsar la figura del educador de calle, el Ayutamiento prevé desarrollar programas específicos de asistencia a los sin techo.

La diagnosis que hizo hace unos meses el Ayuntamiento sobre la salud mental en la ciudad también reveló, entre otras cosas, "dificultades" en el acceso a centros de salud mental infantil (CSMIJ), "pocos recursos residenciales" para los niños y que, a menudo, "la atención queda interrumpida en la transición" de los servicios infantiles a los de adultos. Según Tarafa "se reforzarán los recursos para bajar las listas de espera", aunque no cuantificó ese refuerzo. Ortiz aseguró, por su parte, que los CSMIJ "tienen un nivel de financiamiento igual al de 2002 pese a que las necesidades en salud mental no han dejado de crecer". Esto ha implicado la reducción de unidades de ayuda y de programas de acompañamiento.

 

 

Fuente: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/07/20/catalunya/1469036861_618221.html

 
« IniciAnterior12345678910SegüentFi »

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

bottom

Potenciat per Joomla!. Designed by: Free Joomla 1.5 Template, domain hosting. Valid XHTML and CSS.